Sitges’09: Splice : Manoxfilms

SpliceFicha Técnica:

Director: Vincenzo Natali
Género: Ciencia-ficción, Suspense
Año: 2009
Duración aprox: 100 mins
Intérpretes: Adrien Brody, Sarah Polley, David Hewlett, Delphine Chanéac, Abigail Chu
Música: Cyrille Aufort
Fotografía: Tetsuo Nagata

Sinopsis
Splice aborda el tema de la evolución inducida de la especie. Adrian Brody y Sarah Polley son una pareja de científicos que logran una nueva raza híbrida, en principio inofensiva, pero que pronto desarrolla rasgos de depredación, incluso sexual. Una monster movie atípica, con ecos de Mimic o Species, pero que sorprende por el excelente uso de los efectos especiales y por las inesperadas ramificaciones de la trama. Y es que en Splice, el monstruo es sexy y perversamente atractivo…

Sitges Film Festival 2009 Logo

Comentario: (AVISO: Puede contener SPOILERS)
Y el martes 6 de octubre llegó la hora de poder ver la última creación de Vincezo Natali, tras la genial Cube, la interesante Cypher y la para mi desconocida Nothing (de la que me enteré de su existencia el mismo martes), llega por fin el momento de echarle el ojo a Splice.

Como siempre, antes de dar comienzo la sesión Gemma Ruiz presentó el film y al escenario subieron el director, Vincenzo Natali, el coguionista junto a Natali, Doug Taylor, y el productor, Steve Hoban. Muy majetes, y pronunciando un fragmento de su discurso en un intento bastante aceptable de catalán, nos dieron las gracias y nos invitaron a disfrutar de la película, que además se estrenaba mundialmente ese día en Sitges. Con ganas y altas expectativas, comienza Splice.

'Splice' World Premiere

Clive (Adrien Brody) y Elsa (Sarah Polley) son una pareja de bioquímicos que trabajan en un laboratoria haciendo experimentos interespecies con el fin de obtener proteínas que ayuden a vencer algunas enfermedades humanas que actualmente no tienen solución. Todo parece marchar bien hasta que un día les ordenan no proseguir más con sus experimentos y aislar definitivamente dichas proteínas. Pero Elsa no está dispuesta a rendirse tan pronto y, con la ayuda de Clive, intentará ver si es posible la creación de un espécimen híbrido de varias especies, como los creados hasta la fecha, pero combinándolo además con genes humanos. Efectivamente, tras varios intentos la creación de dicho ser se hace posible. Pero algo irá mal, su crecimiento es mucho más rápido de lo habitual y cuando quieren acabar con dicho experimento, es demasiado tarde. Así nace Dren, el «monstruo» protagonista de la cinta. Desde este momento comenzará un interesante recorrido por las emociones, los anhelos y los conflictos que sufrirán los protagonistas y la que se convertirá en lo más parecido a su «hija», Dren.

Brody y Polley llevan toda la carga dramática de la película, son su motor principal, y dan vida de forma muy convincente a sus personajes, especialmente Sarah Polley que da vida a un personaje que atravesará por todo un carrusel de registros a lo largo del film, aunque Brody está sorprendentemente bien también, dando vida a un personaje totalmente entregado a su pareja.

La evolución de la pareja estará ligada también a la evolución de la criatura y, por así decirlo, estos factores dividen la cinta en varios estados (de ánimo). Empezando por la sorpresa, la sorpresa que conlleva el constatar que, efectivamente, es posible combinar ADN de diferentes especies con material genético humano y fecundar un óvulo con éxito. Después daremos paso a la ternura. Ternura que se despierta especialmente en Elsa, que no quiere tener hijos con Clive, que pasa de tratar a Dren como un experimento a algo parecido a su propia hija (a la vez que, simultáneamente, la criatura va mutando y tomando un aspecto cada vez más humanoide). Finalmente llegaremos al estado de temor y perversión. Temor que sienten los dos protagonistas cuando empiezan a ver que les viene grande la situación, y que en ocasiones incluso se les escapa de las manos. Perversión cuando la inocente Dren pase a convertirse de una niña a una adolescente sexualmente deseable (aquí hay que aplaudir al director por la escena más atrevida de toda la cinta, la que tiene lugar entre Brody y Dren). Todo llevará a un desenlace algo previsible aunque bien llevado.

En cuanto a la criatura, hay que volver a aplaudir a los responsables de la misma, un trabajo excelente. Perfectamente integrada en la pantalla y con una sensación de realidad muy buena (hay momentos en que, quitando las cosas obvias que nos hacen ver que no es humana, parece una persona real). Este excelente trabajo le ha valido a Splice el premio a los Mejores Efectos Especiales del Festival de Sitges.

Una película que intenta plantear como tema de fondo las implicaciones morales de la utilización de la ingeniería genética con fines médicos, que a la vez expone las vulnerabilidades de las personas y que, en ciertos momentos, te hace preguntarte quién es el monstruo realmente: una criatura que no ha pedido nacer y que se encuentra de repente en un mundo no pensado para ella, o las personas que sin tener en cuenta las consecuencias de sus actos crean vida inteligente sin estar preparadas para ello.

Una película que me gustó mucho (ciencia-ficción en una inquietante monster movie con cierto trasfondo moral) aunque, para mi gusto, y es por ponerle una pega y es algo totalmente subjetivo, esperaba un punto de ‘paranoia’ que no existe en esta cinta (algo parecido a lo que pudimos ver en Cube). Pero ya os digo que esto es una tontería mía, ya que ‘Splice’ es una buena película recomendada para todos los aficionados a este género de cine.

Mi calificación:.
Calificación: 3/5

Print Friendly, PDF & Email

Una Respuesta por el momento.

  1. Victor Palacio dice:

    Como dijo Natali en la presentación de la película, la relación entre los personajes se enfoca más como una família problemática que no el típico complejo de Frankenstein.

    Durante todo el experimento, los dos científicos confunden su responsabilidad respecto al sujeto del experimento (Dren) con su responsabilidad respecto al resto del mundo por haber creado algo potencialmente peligroso.

Deja tu comentario