Sitges’09: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina : Manoxfilms

Millennium 2Ficha Técnica:

Director: Daniel Alfredson
Género: Suspense
Año: 2009
Duración aprox: 129 mins
Intérpretes: Noomi Rapace, Michael Nyqvist, Annika Hallin, Per Oscarsson, Lena Endre, Peter Andersson, Sofia Ledarp, Tanja Lorentzon, Yasmine Garbi, Georgi Staykov, Sven Ahlström
Música: Jacob Groth
Fotografía: Peter Mokrosinski

Sinopsis
Lisbeth Salander es la mujer más buscada del país. Dos colaboradores de Millennium, a punto de sacar a la luz un escándalo sobre el comercio sexual en Suecia, han sido brutalmente asesinados y las huellas de Lisbeth están en el arma homicida, lo que añadido a su historial de comportamiento vengativo e impredecible, la convierten oficialmente en un peligro para la sociedad. Sin embargo, nadie puede encontrarla. Mientras, Mikael Blomkvist, editor jefe de Millennium, no cree lo que se dice en las noticias y sabiendo que Salander es feroz cuando se siente amenazada, está desesperado por encontrarla antes de que la acorralen. A medida que encaja las piezas del puzzle, Blomkvist se enfrentará a peligrosos criminales. Blomkvist saca también a la luz algunos datos desgarradores sobre el pasado de Salander. Puesta en manos de instituciones psiquiátricas desde los 12 años y declarada legalmente incapacitada a los 18, es una joven deshecha y confundida producto de un sistema injusto y corrupto. Sin embargo, Lisbeth es más un ángel vengador que una víctima indefensa, y arremete con ira sobre los que la han herido.

Sitges Film Festival 2009 Logo

Comentario: (AVISO: Puede contener SPOILERS)
Domingo 11 de Octubre, último día que acudo al festival este año, y desde hace un par de días ya se sabe que es lo que vamos a ver en la sesión sorpresa. La película que se proyectará en el Auditori a las 15h es Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina. Aunque extrañado, ya que no se trata de una película de ciencia-ficción, ni fantástica ni de terror (temáticas del festival del Sitges), es una película que pensaba ver el próximo 23 de Octubre, día del estreno, tras el estupendo sabor de boca que me dejó la primera parte, Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres.

Llegan las 15h y como todas las entradas son sin numerar, hay un poco de caos a la entrada. Todos queremos coger el mejor sitio posible. Tras sentarse todo el mundo, comienza Millennium 2 (en perfecto sueco subtitulado).

Por fin he podido ver esta película que, antes de dar mi opinión más detallada, calificaré como “trepidante puente narrativo” entre la primera y la tercera parte. También he de decir que, en esta ocasión, sí que me he leído el libro previamente. Y bueno, voy a centrarme en dar mi opinión como si no hubiese leído el libro para ser un poco más justo (al final quizás haga alguna breve referencia al libro).

Se ha notado el cambio de director, que en esta ocasión se trata de Daniel Alfredson. Nada queda de la calma de la primera parte, Millennium 2 tiene mucho más ritmo que su predecesora, escenas con persecuciones y luchas bien llevadas dotan al film de más fuerza, y a su vez, la convierten en una película liviana en la que el espectador no sienta la necesidad de mirar el reloj.

En lo interpretativo, el nivel sigue igual de alto que en la primera parte. Una excelente Noomi Rapace vuelve a dar vida a una brillante Lisbeth Salander, un personaje difícil de interpretar con multitud de colores. No sé qué le deparará el futuro a nivel profesional a esta actriz pero, de momento, siendo este el único papel en la que la he visto actuar, lo clava.
En cuanto a la otra mitad del dúo protagonista, Michael Nyqvist (Blomkvist), también cuenta con una interpretación notable. En esta entrega tiene menos ocasión para lucirse pero el personaje de Blomkvist consigue de nuevo proyectar esa mezcla de ternura y tenacidad que le caracterizan. El resto de personajes secundarios que les acompañan cumplen su cometido sin destacar ninguno en particular.

Como punto negativo diría que, en ocasiones, la trama va incluso demasiado atropellada. Contiene además algún que otro pequeño agujero argumental que puede descolocar brevemente al espectador pero, la acción es tan rápida, que no deja tiempo a reflexionar sobre ello.

Sin duda estamos ante una buena continuación, un buen puente hacia la última parte de esta trilogía que ya tengo ganas de ver (actualmente estoy leyendo el libro correspondiente).

PERO EN COMPARACIÓN CON EL LIBRO..
Y ahora quería hacer un breve comentario a razón del libro (no he tenido en cuenta esto que voy a decir para valorarla).

Aunque, como ya he dicho estamos ante una buena película, comparativamente con el libro se pierden bastantes cosas. Y no es por eso que se dice siempre, y que suele ser cierto, de “es que donde se ponga el libro…”. El problema, que por otro lado hay que entender, es que el tijeretazo que se ha tenido que hacer en esta parte es realmente grande (no en vano el segundo libro tiene aún más páginas que el primero). ¿Y qué se pierde?. En la película vemos la acción desde la perspectiva de Lisbeth, como no puede ser de otra manera, y de Blomkvist (de hecho casi parece que la investigación la lleve a cabo él sólo). A cambio se pierde toda la trama interna del cuerpo de policía (los conflictos internos que se producen entre los que dan por hecho que Lisbeth es culpable y los que le otorgan el beneficio de la duda). También se pierde la colaboración de la empresa de seguridad, Milton Security, donde trabajaba Lisbeth en el primer libro, con el cuerpo de policía y como su jefe, Armanskij (que sólo aparece una vez en la película), se implica personalmente en investigar para demostrar su inocencia utilizando presupuesto de la empresa para ello. Es decir, de tres investigaciones paralelas hemos pasado a una.

Luego hay detalles, de mayor o menor importancia, que pueden confundir ligeramente al espectador de la película. [ATENCIÓN SPOILER] ¿Cómo sabe Lisbeth la matrícula del coche que alquila el ‘gigante rubio’ si en toda la película no se ha cruzado con él? Pues porque en el libro, mucho antes, el gigante rubio la persigue por las calles y ella se fija en la matrícula de su coche. ¿Cómo es posible que, ya al final de la película, un tiarrón tan grande huya de una Lisbeth enclenque, herida y medio moribunda? Pues porque en el libro esa escena sucede de noche, y el rubio sale corriendo porque tiene miedo a la oscuridad y se asusta al ver a Lisbeth salir de la oscuridad con ese aspecto, cree que es una especie de demonio y huye.[FIN SPOILER]. Por último, el acoso social hacia Lisbeth es mucho más intenso de lo que refleja la película.

Estas son algunas de las cosas que se han perdido, aunque es inevitable al adaptar un libro, pero he creído conveniente comentarlo. Con todo esto, los que no hayáis leído el libro creo disfrutaréis bastante con la película. Si lo habéis leído, id con la mente abierta a disfrutar de lo que veis sin compararlo con el libro.

Mi calificación:.
Calificación: 3/5

Print Friendly, PDF & Email

Otros post de interés:


4 Respuestas por el momento.

  1. […] sin darnos tiempo a nada salimos del Auditori tras ver Millennium 2, a eso de las 17:15h, y ya nos tuvimos que poner a la cola, que ya daba la vuelta al edificio, para […]

  2. […] (Mikael Blomkvist). En esta última entrega Lisbeth, que terminó con una bala en la cabeza en La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, deberá demostrar su inocencia y vengarse de aquellos que durante su adolescencia le han hecho la […]

  3. […] oscura, bastante violenta y en general con una realización más que correcta. La segunda parte, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, fue más floja que la primera pero al menos su dosis de acción non-stop la hacía entretenida […]

Deja tu comentario