Sep 12

El pasado miércoles 10 de Septiembre se puso en marcha el colisionador de hadrones (LHC) del CERN. Aunque el miércoles no se provocó ninguna colisión de partículas, se hizo una primera prueba que consistía en lograr que un haz de protones consiguiese dar la vuelta completa al acelerador de partículas.

Un acelerador que tiene 27 km de diámetro y que está dividido en 8 secciones. El experimento del pasado miércoles, como ya he dicho, consistía únicamente en lanzar haces de protones que lograsen completar el recorrido completo. Se lanzaron dos haces de protones, el primero de ellos se lanzó a las 9:30h en sentido horario, el segundo fue lanzado a las 15:00h en sentido contrario a las agujas del reloj. Para que todo funcione correctamente, los componentes del LHC deben ser enfriados a una temperatura de -271ºC es por eso que creen que, aunque el segundo haz de protones también completó el recorrido tardó más tiempo que el primero, ya que los componentes del LHC se habían calentado algo tras la primera prueba. Aún así según los expertos, la puesta en marcha del miércoles fue todo un éxito, superando las expectativas iniciales.

Pero no todo es bonito en este proyecto cuyo fin último es hacer chocar frontalmente las partículas subatómicas, según tengo entendido con el fin de conocer el estado de la matería tras el Big Bang (a escala obviamente). Muchas voces de alarma se han alzado alertando sobre la posibilidad de que un agujero negro se pueda crear en el interior del LHC en el momento de que partículas cargadas de energía y a gran velocidad, próximas a la velocidad de la luz, choquen frontalmente (y entre los que alertan de esta posibilidad se encuentran personas que también pertenecen a la comunidad científica).

Los físicos encargados del Consejo Asesor de Seguridad del LHC se han apresurado a declarar que «incluso si el acelerador llegara a producir microagujeros negros -una posibilidad contraria al modelo estándar de la física de partículas-, estos serían incapaces de agregar materia en torno a ellos de una forma que resultara peligrosa para la Tierra»

Yo no tengo ni idea de física cuántica, ni sobre si la posibilidad de que se cree un agujero negro en el interior del LHC es real, lo que sí me gustaría saber es qué es lo que va a aportar al conjunto de la humanidad, a nivel práctico, los conocimientos que proporcione dicho choque de partículas y que tendrá lugar en unos meses.

Ayer viendo las noticias, encuestaban a los ciudadanos que viven próximos al CERN y ninguno de ellos mostraba el menor signo de preocupación. En ese mismo noticiario comentaron que si se crease un agujero negro real, la Tierra sería engullida en unos 90 minutos aproximadamente (qué miedo da pensar esto).

Tras el salto podreis ver imágenes del LHC para que veais la complejidad tan grandísima que tiene este tubo circular: Seguir leyendo →

Otros post de interés:

publicado por Manu \\ tags: , , , , , , , , , , ,